Novedades.

Novedades.



¡Hola amigos lectores!

Sé que llevo muchísimo tiempo sin escribir y sin dar señales de vida. Pero estoy terminando segundo de bachillerato y preparándome para selectividad.
¡No me matéis! Espero que esteis igual de deseoso que yo para conocer que ocurrirá en el próximo capítulo.
¿Al final se van a reencontrar todos, o Julia podrá evitarlo? Si quieres saber que ocurre, aguarda medio mes, y tendrás todas las novedades de los personajes.
Dentro de poco, quisiera añadir unas encuestas en las que vosotros decidáis que podrá ocurrir dejando algunas de mis ideas. Si cumplo mi sueño es gracias a vosotros.
También renovaré la lista de música, mientras tanto, sigue estando las canciones que me inspiran.
Y añadiré descripciones de los personajes, espero que se adapten a vuestros gustos.
Sin más, me voy a seguir estudiando, deseadme suerte corazones:)

Besitos. A.



martes, 7 de junio de 2011

Capítulo 3.

Capítulo 3.

Aparca la moto y se baja de ella con el casco debajo del brazo. Sube las escaleras hacia su casa y abre la puerta trasera de esta. Allí una pequeña Yorkshire menea su pequeña cola y ladra contenta recibiendo a su dueño. Alex, le acaricia su pequeña cabecita y esta corre alrededor suyo.

-¿Cómo te has portado Jul?

La perrilla ladra y corre hacia la cocina. Alex la sigue, mientras se quita la chaqueta. La da como premio una loncha de Jamón York y la llena el cuenco de agua limpia y fresca.
Anda hacía el salón, y enciende el contestador que parpadea, en él van saltando todos los mensajes, poco importantes, mientras, recoge los juguetes de Jul.
Sí, tendrá que llamar a sus padres y a su hermana. También Esther a llamado comentándole lo bien que vive y las muchas ganas que tiene de verle.
El último mensaje le desconcierta, es de Lucas. Alex sólo llega a oír el final, y vuelve a ponerlo.

"Hola Alejandro... ¿Qué es de tu vida? Te preguntarás cómo te he localizado, fueron tus padres quienes me dieron tu número de teléfono...Hace mucho tiempo que no nos vemos, y me preguntaba sí querías tomar algo conmigo el sábado en el Coffe&Latte, ¿Te hace? Perfecto, a las 6"

El mensaje se corta con un pitido. Alex incrédulo, vuelve a repetir el mensaje como unas 3 veces más ¿Qué será tan importante como para ponerse en contacto con Lucas?
Finalmente se tumba en el sofá y llama a sus padres.

-¿Sí?
-Marta, pásame con mamá.
-Hola Alejandro, yo también me alegro de oírte, sí yo muy bien, me alegro por ti, Ahora te paso a mamá.
-¡Qué fastidiosa eres Marta!
-¿Qué ocurre Alejandro?
-Hola mamá, oí tus mensajes en el contestador y decidí llamarte.
-¿No trabajas hoy?
-Hoy descanso mamá, te lo he dicho mil veces-Alejandro se tapa con un cojín el rostro.
-Entonces, ¿por qué no te pasas por aquí a comer?
-¿A comer?
-Tu padre está encendiendo ya la barbacoa.

Alejandro sonríe y da una rápida contestación a su madre. Un día en familia tampoco será tan horroroso como parece.

domingo, 5 de junio de 2011

Capítulo 2.

Después de haber corrido toda la manzana llega a la cafetería, en su mano lleva una rosa que acaba de arrancar de un rosal. Le busca con sus ojos verdes, pero allí no hay nadie. Tan sólo una rosa encima de una mesa. Probablemente se hubiera cansado de esperar.
Pues sí, "Fuck_u69" había desaparecido de allí.
Se sienta en la mesa y pide un Latte. Mira por la ventana y sonríe. Pasa el tiempo que pase, su ciudad seguirá estando igual de hermosa. Saca de su bolsillo delantero su BlackBerry y teclea distraída los últimos puntos del informe que tiene que enviar a Londres. En su mente aparece él, otra vez, desde que volvió hace 2 meses todos los lugares le recuerdan a él.
Una de las camareras deposita el Latte encima de la mesa y se marcha sonriendo hacía otra mesa.
Termina de teclear y da a enviar, acompañándolo de un largo suspiro. Mientras toma su Latte mira la avenida llena de gente paseando, y sin saber porqué, un recuerdo la inunda la memoria.

Hace 6 años.

Se acerca despacio para sorprenderlo, donde está él, el muchacho al que quiere desde siempre.
Alejandro está tumbado en el césped a la sombra de un gran árbol, y escribe en su pequeño portátil. Julia sonríe y se tira despacio encima suyo riendo, sobresaltándolo. Los dos forcejean entre cosquillas hasta que quedan tumbados boca-arriba en el césped.

-¿Tú no estabas atendiendo una llamada importante?
-Exacto-Julia rehúye su mirada y mira el portátil- ¿Qué escribes?
-Leo correos-rectifica él-¿Quién era?
-Era el decano de una Universidad, han visto mis notas-confiesa Julia tras una breve pausa.
-¿De aquí?
-No, no era de aquí-Julia coge la mano de él, de su mejor amigo y sonríe-Me han ofrecido marcharme a Oxford a estudiar, Alex.

Los oídos de Alex no dan crédito a lo que escuchan. Su pequeña Julia se marcha de allí, lejos de él, y durante mucho tiempo.

-¿Alex no dices nada?-Julia está nerviosa y se muerde el labio inferior.
-Eso es magnífico Julia- la abraza fuertemente, y cierra los ojos mientras su corazón se rompe-¡Guau! Oxford.
-Sí... Oxford.
-¿Para cuándo te quieren allí?-Alex se separa de ella la intenta sonreír.
-Espera, ¿quieres que me marche?
-Bueno, no, pero es una oferta que no puedes dejar marchar.
-Existen muchas más ofertas Alex.
-Pero no como esta Julia. Es tu sueño.
-Lo cuál quiere decir que quieres que me marche.
-Yo no dije eso-Alex cada vez entiende menos y frunce el entrecejo.
-Pero lo quieres-Julia suspira y se levanta de su lado.
-Es tu futuro Julia, ¿vas a quedarte aquí teniendo Oxford?
-Me marcho el viernes, Alejandro.

Y sin mediar palabra se marcha de allí con el corazón de Alex echo pedazos.

La BlackBerry de Julia comienza a vibrar avisando de un nuevo mensaje. La Universidad ha aceptado su propuesta y mañana mismo comenzará su plan. Se apura su Latte y sale de allí dejando una propina. Se acerca a la calzada y para un taxi que en ese momento está libre.

sábado, 4 de junio de 2011

Capítulo 1.

Y justo existe una milésima de segundo en la que piensas y te preguntas: ¿Qué hago yo aquí? ¿Es esto lo más acertado?
El muchacho deja la rosa encima de la mesa y sale de la cafetería con el casco de su moto en el brazo. La honda negra lo espera igual que la dejo hace escasos minutos. Mira hacia todos los lados pero no hay rastro de "Morena_inglesita78". Alejandro esboza una sonrisa amargada y se monta en su moto dejando atrás aquella cafetería de los años 80.
La honda se mece con la suave brisa primaveral y se tumba en las curvas. Un semáforo en rojo hace parar aquel cuidado balanceó de curvas.
El muchacho se acuerda de ella, otra vez. Por muchas mujeres que conozca en su vida, ninguna será como ella, la primera y la última en haber rozado su corazón.
Y un recuerdo le invade, la primera vez que la vio llorar.

Seis años atrás.

Sus padres acaban de marcharse con los padres de ella, otra vez. Alex, se asoma al balcón donde la noche ha caído ya. Seguro que vuelven a estar juntos como cada noche desde hace un año. Una punzada de dolor le traspasa el pecho. ¿A quién quiere engañar? La ama desde que tiene uso de razón. El teléfono suena. Sabe que será Esther la que llama, pero no quiere esta noche discutir con ella.
Un coche para con un frenazo seco, y del coche se baja una chica llorando. Con las llaves que saca del bolso empieza a arañar la carrocería del “Mercedes”.
Algunos vecinos curiosos se asoman por las ventanas y observan la escena, muchos de ellos conociendo a la muchacha.
Del Mercedes, esta vez se baja un muchacho quién mira horrorizado la carrocería arañada. Se acerca a ella, intentándola calmar con palabras tranquilizadoras. Ella, con lágrimas en todo su rostro, alza la mano posándola con brusquedad en su mejilla izquierda, sin reparo alguno, girando la cara de él.
Alejandro, desde su balcón ha observado atónito la escena. Aquella era Julia y su novio.
Sin salir de su asombro, anda en círculos por su salón, debería ver como está, al fin y al cabo son como hermanos. Mientras que estos pensamientos le rondan en su cabeza el timbre suena. Se apresura a abrir la puerta, y en el umbral está ella. Julia se abraza a sí misma mientras su cara está bañada de lágrimas, y aún así, sonríe.
Alex, sin pensárselo dos veces, la abraza fuertemente y la hace pasar para dentro. Pasados unos minutos, Julia ya está calmada y en sus manos tiene una taza de tila. Alejandro frente de ella, la mira preocupado.

-Deja de mirarme así Alex-Julia bebe un sorbo de la taza.
-Estoy preocupado ¿qué ha ocurrido?-se sienta a su lado.
-Es algo largo de explicar- Julia con una de sus manos libres coge la de su mejor amigo y la aprieta cariñosamente-Esta tarde, nos hemos encontrado con Carla, en uno de los momentos que me fui al servicio ellos aprovecharon para besarse.
El muchacho la mira con sorpresa, buscando algo que decir. Julia bebe otra vez de su taza, y sus ojos vuelven a cubrirse de lágrimas.

-Por favor, no llores más Julia-Alex la quita una lágrima de su mejilla rosada- Él no se merece ya más lágrimas.
-Lo quiero-sentencia ella con un suspiro.
-Algún día ya no lo querrás y todo se acabará-Alex la sonríe y nota como su amor por ella se reafirma con cada palabra-A fuera existen muchos más chavales, y uno de ellos será quién verdaderamente te quiera como sólo tú te mereces.

Ella sonríe y lo mira. Mira a sus ojos azules angustiados. Ve ternura en ellos y preocupación, una preocupación que la gusta y que la hace florecer algo que tenía oculto en ella desde hace muchísimo tiempo. Siente un cosquilleó en las yemas de sus dedos.

-Gracias Alex- lo abraza y sonríe.
-No hay porqué darlas pequeña, dijimos siempre juntos.

En ese momento el timbre suena haciendo que se separen. El muchacho se acerca a la puerta y allí está Esther con los brazos en jarras y el ceño fruncido.
                                                                        ...

Los coches que están detrás de él suenan su claxon. Alejandro acelera y desaparece de aquella avenida con aún el recuerdo de Julia en su cabeza.